lunes, 20 de octubre de 2014

LITERATURA UNIVERSAL: LEÓN TOLSTOI

Vivir como si cada día fuera el último:

No importa el tiempo que aún te reste:
los que ahora estás viviendo serán siempre
los últimos instantes de tu vida.


(Tira del argentino Liniers)

domingo, 19 de octubre de 2014

LA EDUCACIÓN EN AFORISMOS

Os ofrezco otra selección de aforismos de Jorge Wagensberg, en esta ocasión dedicados a la educación. De aconsejable cumplimiento en cualquier situación escolar.Aparecieron este sábado 17 de octubre en el suplemento Babelia de El País.

LA EDUCACIÓN EN AFORISMOS

El ser humano conserva algunos de sus rasgos juveniles más allá de su madurez sexual. Técnicamente el fenómeno se llama neotenia y, en general, está asociado a saltos significativos de la evolución. Nuestros primos primates son naturalmente proclives a jugar y a aprender durante su fase juvenil, pero pronto pierden el interés por ello. Nosotros en cambio jugamos hasta el último minuto de nuestra vida, por lo que un humano bien podría nombrarse como un mono inmaduro,un curioso individuo cuya educación en las aulas puede superar un cuarto del tiempo total que le toca vivir. Siguen unos aforismos en su honor…

1. Educar no es llenar, sino encender.

2. Educar es favorecer la adicción al gozo intelectual.

3. Aprender tiene tres fases: el estímulo, la conversación y la comprensión, y con cada una de ellas existe la oportunidad para un gozo intelectual.

4. El buen estímulo a favor del conocimiento está en las paradojas que surgen entre lo que vemos y lo que creemos, por tal cosa la realidad no se puede reemplazar por nada mejor a la hora de buscar estímulos. (¿Por qué no dedicar un día de la semana a salir del aula para visitar la realidad que es, por cierto, lo que tenemos más a mano?).

5. Conversar es escuchar antes de hablar: qué fácil, qué difícil.

6. Conversar no es esperar turno para continuar con lo que se estaba diciendo.

7. El gozo intelectual por conversación se produce cuando un punto de llegada no coincide del todo con el anterior punto de salida. (¿Qué tal una asignatura de conversación?).

8. Comprender es caer en la mínima expresión de lo máximo compartido.

9. El gozo intelectual por comprensión ocurre en el momento exacto en el que uno descubre que dos cosas diferentes tienen algo en común.

10. Enseñar a alguien es llevarlo, de la mano de la conversación, hasta el borde mismo de la comprensión.

11. Enseñar no consiste en inyectar comprensiones, sino en señalar caminos para tropezarse con ellas.

12. Los estímulos que se revuelcan en sí mismos y que no conducen a una conversación o a una comprensión no son el principio de educación alguna, sino el fin último de alguna clase de pornografía (el best seller de diseño, la llamadaautoayuda…).

13. La clase magistral en la que más de cien alumnos asisten a una exposición —que siempre pueden leer antes o después— es un timo educativo.

14. Se puede estimular y conversar, pero comprender, lo que se dice comprender, se comprende siempre en la más estricta soledad.

15. Diez personas pasean y conversan (método peripatético); 40 escuchan y quizá pregunten, pero ya no conversan; 100 son espectáculo, y 500, ceremonia.

16. Conocimiento sin crítica es más preocupante que crítica sin conocimiento.

17. El examen tradicional se parece a una confesión forzada en la que el alumno accede a simular que ha comprendido.

18. En los primeros 10 años de escuela quizá solo merezcan la pena dos cosas: ejercitar el lenguaje (leer y escribir en varios idiomas, matemática, música, dibujo…) y entrenar el hábito de la conversación y la crítica.

19. En la escuela, ni una sola idea blindada contra la duda, ni una sola.

20. Las creencias no se enseñan, se trasfunden.

21. Combinando solo cuatro conceptos (lo propio y lo ajeno, la alegría y la tristeza) se obtienen las pasiones humanas elementales: compasión: tristeza propia por la tristeza ajena; morbo: alegría propia por la tristeza ajena; alegría empática: alegría propia por la alegría ajena; autoestima: alegría propia por la alegría propia; autocompasión: tristeza propia por la tristeza propia…

22. La educación es un recurso cultural para matizar una pasión natural (prestigiar la compasión, desprestigiar la envidia…

23. Ni siquiera comer es una excusa para aplazar el conocer, por lo menos mientras la hipoglucemia no nos nuble la vista.


24. Existe una inversión en la que siempre se gana y cuyo beneficio siempre cabe en el equipaje de mano, no se puede perder, ni nadie puede robar: la educación.


jueves, 16 de octubre de 2014

EL EUFEMISMO

2º BACH LCL: SINTAXIS Y GRAMÁTICA

Como repaso y fijación teórica, os enlazo unos apuntes:


Peretenecen al blog aula de letras

Otro enlace sobre morfología verbal. Es muy básico, pero está bien.


Y uno de morfología, también muy básico.


Y otro más completo:


A continuación, unos apuntes muy completos de sintaxis.


Y un recordatorio de los valores del se:

Valores del se

Y un enlace a un blog sobre gramática muy esclarecedor

elblogdegramatica 

Os transcribo a continuación, a modo de ejemplo, un comentario sintáctico hecho por mí.

4.- Análisis y comentario sintáctico (2)

Es muy probable que el calentamiento sufrido haya hecho que muchos ciudadanos del mundo lo estén pasando mal, y que vayan a seguir pasándolo incluso peor.


4.- Estamos ante una oración compleja, con un único núcleo principal ("es") del que dependen dos proposicones subordinadas sustantivas en función de sujeto ("haya hecho· y "vayan a seguir"), coordinadas entre sí por una conjunción copulativa. Aunque la concordancia con el verbo en casos de sujeto múltiple debería ser en plural, en el caso de las construcciones subordinadas tal concordancia se da en singular, pues se puede sobreentender la repetición de la principal en el segundo caso ("y [es muy probable] que vayan..."). En cuanto al resto de componentes de la principal, "probable" es el núcleo del atributo y "muy" un término adyacente (o complemento de un adjetivo). Por su parte, la primera P. Sub. Sust. Sujeto tiene como núcleo del sujeto "calentamiento" y como término adyacente (o C.N.) sufrido, y a su vez de su núcleo verbal depende una P. Sub. Sust. en función de C.D., pues puede ser sustituida por el p.p.a. "lo". Esta nueva proposición, subordinada de la subordinada, tiene como núcleo la perífrasis verbal "estén pasando"; un sujeto cuyo núcleo es "ciudadanos", del que depende un término adyacente (o determinante) "muchos" y otro término adyacente (o C.N. o C. Prep.) "del mundo"; un C.D. "lo" y un C.C. de Modo "mal". Sabemos que esta última unidad es realmente un adverbio y no el adjetivo o sustantivo homófono porque se puede sustituir por "bien" y nunca por "bueno". En cuanto a la segunda proposición Sust. en función de Sujeto, sabemos que depende de la principal, y que se halla coordinada con la proposición que tiene como núcleo "haya hecho", y no con la más cercana "estén pasando", por la coma, que nos indica que la coordinación no se da entre segmentos cercanos, sino entre segmentos del mismo nivel oracional. En esta proposición tenemos como núcleo la perífrasis múltiple "vayan a seguir pasando", un C.D. "lo" y un C.C. de modo, el superlativo adverbializado "peor" del que depende el término adyacente incluso.





lunes, 13 de octubre de 2014

LITERATURA UNIVERSAL: ROMEO Y JULIETA

Una interesante relectura de la obra, a cargo del poeta José Luis Piquero

Romeo en el internado 

Amaba su inocencia, su cálido contacto
casual durante el juego,
la sonrisa radiante que también cautivara
desde el primer momento al Superior.
Los muchachos más brutos le regalaban dulces
y todos le escogíamos para formar equipos.

Yo amaba como un loco su pereza en las tardes
de calor cuando, medio adormilado,
la postura indolente, parecía perderse
en el huerto, muy lejos, tras el gran ventanal,
y el profesor de Ciencias era un adorno inútil.
Le amaba si el jersey se le caía
de la cintura hasta casi el tobillo,
o al declarar muy serio su aversión por la sopa,
o no entendiendo un chiste de los verdes.

Amaba sobre todo su indefensión, las lágrimas
que tanto embellecieron sus ojos cierta vez
al herirse la pierna en el patio, y llevarle
apoyado en mi hombro a buscar una venda.

Y el momento glorioso en que le dieron
-por su cara bonita- el papel de Julieta-
y pude al fin decirle que le amaba, le amaba,
en voz alta, mirándole a los ojos,
ante todo el colegio, ante mis padres.



jueves, 2 de octubre de 2014

LITERATURA UNIVERSAL: ANFITRIÓN DE PLAUTO

Como os he comentado en clase, os ofrezco material sobre las transformaciones (metamorfosis) en la literatura.

METAMORFOSIS


Casi siempre identificamos ese término como un mito universal que nutre las religiones, las artes y la literatura.

Históricamente acabó por englobar los dominios de lo fantástico y sobrenatural. La metamorfosis no produce ni muerte ni desaparición (noción de continuidad) y se sitúa en la transformación de un elemento o de un ser en un  elemento o un ser diferente (noción de ruptura).

El mito de la metamorfosis tiene como finalidad explicar el mundo, darle sentido. El hombre que juega a ser dios reconstruye el mundo a su imagen, y por esa misma razón, se da la posibilidad de actuar sobre el mismo. El hombre ha sido, históricamente, cada día más “curioso” e introspectivo. Muchos son los mitos que relacionan la creación del hombre con una metamorfosis. La metamorfosis se relaciona por medio de los mitos a la divinidad o a los personajes satélites de las divinidades. Es la expresión del poder divino y contiene efectos de dramatización.

Se puede reagrupar la metamorfosis relacionada con los mitos en tres ejes principales: la metamorfosis es un  instrumento de seducción del poder divino, pero también el medio de escape de la tiranía amorosa de los dioses, así como un manifestación de la ira, el castigo o el premio de la divinidad.

El hecho de transformarse con el fin de seducir a una persona tiene un efecto de continuidad en el sentido en el que se pone todo en obra para cambiar de apariencia y mejorar aquello que no se acepta (el mito de Europa y de Zeus en el que Zeus se transforma en un toro blanco para acercarse a Europa sin asustarla y al mismo tiempo escapar de su esposa, Hera, ejemplo tipo que demuestra que la seducción se sirve, a veces de la metamorfosis).

La metamorfosis puede también ser utilizada con finalidad de huida. Es el caso del mito de Pan y de la ninfa Siringa cuando Pan persigue Siringa, que es hamadría (ninfa de los bosques que vive en el interior de un árbol y muere con él). En el momento en que el dios va a atraparla se transforma en una caña. Pan decide cortar la caña para hacerse una flauta, recuerdo de su amor perdido. Este mito prueba que el sentimiento de miedo conlleva la necesidad de metamorfosearse.
El hecho de transformarse con la finalidad de escapar a otra persona, en este caso el dios Pan, nos da una sensación de ruptura con el mundo real. En efecto, transformarse en caña significa que uno ya no quiere pertenecer al cuerpo que nos apresa y a todo lo que representa e implica. Hay aquí pues un efecto de ruptura y no de continuidad. Pero sí hay continuidad en la transformación de la caña en flauta.

La metamorfosis puede utilizarse como medio de manifestar la sentencia de los dioses. En la mitología griega este es el caso de Minos, hijo de Zeus, padre de los dioses y de la princesa Europa. Saliendo de la ciudad, colonizó gran cantidad de islas del Egeo y, después de su muerte se le reconoció como un soberano justo, sabio y buen legislador y después de su muerte reconocido también entre los jueces del Infierno. En la leyenda más difundida, Minos rehusó sacrificar un toro prometido a Poseidón, dios del mar, quien lo castigó inspirando la pasión amorosa de su esposa Pasifae por el animal y dio vida al Minotauro. Según otra leyenda Minos era un tirano que tomó medidas intolerables para vengar la muerte de su hijo Androgeo por manos atenienses. A intervalos regulares, exigía como tributo de Atenas la entrega de siete jóvenes que sacrificaba al Minotauro. Minos encontró la muerte en Sicilia y fue entonces cuando se convirtió en juez en el reino de los muertos.

Esta metamorfosis se debe a la voluntad divina y puede calificarse de ruptura en el aspecto físico pero sigue siendo una continuidad ya que el aspecto moral no cambia

Eugène Ionesco

El rinoceronte (título original en francés Rhinocéros) es una obra escrita en 1959 y está considerada como una de las obras más destacadas del Teatro del absurdo.

A lo largo de tres actos, los habitantes de un pequeño pueblo francés se ven convertidos en rinocerontes. La figura principal de la obra, Berenger, un hombre común y sencillo, a menudo minusvalorado y criticado por su adicción al alcohol, resulta ser el único humano que no desarrolla esta metamorfosis.

El Rinoceronte ha sido a menudo interpretado como una metáfora del surgimiento de los fascismos en la Europa anterior a la segunda guerra mundial; de esta manera trata temas controvertidos como la conformidad o los conceptos de cultura o moral.


La obra fue adaptada al cine en 1973 por Tom O Horgan  y protagonizada por Zero Mostel y Gene Wilder.

Es pues la metamorfosis de Jean, que pasa primero por una metamorfosis mental, seguida por una metamorfosis física que no puede controlar. Ese cambio físico ilustra el debate de las ideologías europeas que él mismo siente interiormente. En este caso se habla de ruptura ya que Jean no domina su metamorfosis ni física ni moralmente.

En este caso como en el caso de Kafka la metamorfosis física está relacionada con una metamorfosis moral.

Guy de Maupassant

En Le Horla, nos describe un hombre de clase alta que, a raíz de un encuentro en el mar, comienza a sentir la presencia de un ente al que él llama El horla, lo cual le conducirá inexorablemente a una espiral de locura.

Existen dos versiones de El Horla. La primera de ellas se publicó el 26 de octubre de 1886, y toma la forma de una carta del protagonista a su médico. La segunda versión se publicaría el  9 de diciembre del mismo año, esta vez en forma de relato en tercera persona, contado por el médico que atiende al protagonista. Esta versión se publicó directamente en libro, y es la que se suele publicar más a menudo hoy en día. Existen diferencias argumentales y estructurales entre versiones; la fundamental, que las primeras no tienen el formato de diario que mantiene la tercera, además de que en la tercera se añaden situaciones inéditas en la primera, como la sesión de Mesmerismo en París y el horrible final de la mansión y los sirvientes del protagonista entre otras, pero en esencia, la historia es prácticamente la misma.

El autor hizo decir al personaje narrador que probablemente lo considerasen loco tras su lectura. Su metamorfosis significa que quiere escapar de él-mismo buscando una puerta de salida para evitar tener que enfrentarse a la realidad.

H.P. Lovecraft se inspiró en este relato para realizar su obra “La llamada de Cthulhu”.

La película Diary of a madman, de 1963 está basada libremente en el relato.

Otros autores

El tema de la metamorfosis vuelve a ser abordado pro Oscar Wilde en El retrato de Dorian Gray, por Patrick Süskind en Le Testament de maître Mussard, y por R-L. Stevenson en El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde. El libro es conocido por ser una representación vívida de la sicopatología que hace que una misma persona tenga dos personalidades totalmente opuestas. Hace referencia al trastorno de identidad disociativo, antes conocido como “trastorno de personalidad múltiple”. Fue un éxito inmediato y uno de los más vendidos de Stevenson. Las adaptaciones teatrales comenzaron en Boston y  Londres un año después de su publicación y aún hoy continúa inspirando películas e interpretaciones interesantes.

Las metamorfosis fue utilizada por el  compositor inglés Benjamín Britten , en una obra para oboe solo titulada “Seis metamorfosis de Ovidio” que evoca las imágenes de la obra del autor Ovidio

Recordaremos pues que una metamorfosis no llega por si misma sino que es la consecuencia de un hecho que nos “trastorna” y  después nos hace reaccionar.  En el caso de una metamorfosis física se habla de continuidad ya que el cuerpo cambia y evoluciona envejeciendo. La sola ruptura posible es la muerte por la cual el cuerpo deja de funcionar.

En los sujetos literarios se trata más bien de una ruptura con el mundo real. En el plano intelectual, se trata de una continuidad ya que la mente y el cerebro evolucionan de día en día. La ruptura existe cuando la metamorfosis intelectual se da por acabada.


Extraído de aquí

Metamorfosis (I)

Metamorfosis (II)

Metamorfosis (III)